lunes, 10 de octubre de 2016

El transporte de carbón

El transporte del carbón se iniciaba desde la propia mina, cargado en espuertas a hombros del minero hasta las cubas de transporte que lo sacaban desde las entrañas de la tierra bien mediante el izado a través de poleas y motores o bien arrastradas por mulas que sobre raíles que  instalados para tal fin iban arrastrando las vagonetas hasta el exterior.

Vagoneta cargada con una cuba en una mina. Archivo Lignitos S.A.


 Una vez fuera de la mina, eran cargados en sacos y estos a su vez en carros hasta llevarlos hasta la estación de ferrocarril más cercana para ser después distribuidos por la isla o exportarlo fuera de ella. Más tarde, con la llegada de los camiones, se cargaban directamente en estos sustituyendo a los carros, y en su última etapa llevaban el carbón hasta su destino final.

Colección Lignitos S.A.

Las vías utilizadas en las minas eran del tipo Decauville, con carril tipo vignole  pudiéndose desmontar fácilmente y volverse a montar según las necesidades de la explotación minera, una excepción es la Cementera de Son Moner en Puigpunyent que utilizaron estas vías en su trazado desde la cantera hasta la planta de tratado situada en las inmediaciones de Establiments arrastrados por mulas.



Si bien no podemos hablar de un ferrocarril minero propiamente dicho el caso del tren de Alaró sería lo que más se aproximaría a ello al menos en su etapa final. Estaba destinado al transporte de pasajeros dotado inicialmente de tracción animal o de sangre las mulas iban tirando de un único coche de pasajeros desde Consell hasta la estación de Alaró. El recorrido  inverso lo hacían por la propia gravedad, Alaró se encuentra en una cota más alta que la estación de Consell por lo que el cochero iba accionando el freno, a veces con exceso deteniendo totalmente el vehículo por lo que en alguna ocasión los pasajeros tenían que bajarse y empujarlo hasta que volvía a coger velocidad.

Eusebio Estada realizó este proyecto de una estación de ferrocarril en el pueblo de Alaró, pero la falta de capital frustró el proyecto.


En uno de los proyectos de la línea ferroviaria de octubre de 1875 se establecía un cruce de vías de 90 metros de longitud situado en S'Olivaret, en otro proyecto también del mismo año se habían establecido dos apartaderos, uno de 85 metros en la finca denominada de son Perot y otro más de 70 metros en terrenos de Banyols, no estando claro si en algún momento se llegaron a construir.

Otro cargador más es el que se situaba en las minas Paz y Carril que se encontraban al lado de las vías en 1882 perdurando hasta 1891.

Vías de la línea Inca a Palma. Vista del almacén de mercancías de la estación de Consell y la vía (a la derecha) procedente de la línea de Alaró que conectaba con la vía hacia Palma.


En 1893 se había instalado un desvío hacia una mina de la zona de Consell , con toda probabilidad debía tratarse de la mina la Locomotora que se encontraba muy cerca del trazado ferroviario, tres años más tarde en 1896 se montó otro cargador en una mina de Antonio Llompart (tierras de Salvador Muntaner), probablemente se tratara de la mina La Esperanza que se localizaba en la finca denominada S'Olivaret   

En 1918 se montó un desvío a  la mina Pepita propiedad de D. Ramón Soler manteniéndose hasta 1929.


Cargador en vía muerta de las minas Pepita y Juanita, conectada con las vías del Ferrocarril de Alaró y éste a las vías de la Compañía de los Ferrocarriles de Mallorca en la estación de Consell.
Con la entrada en servicio (año 1922) de los dos tractores a gasolina franceses de la casa Campagne  de dos ejes acoplados por cadenas y propulsados por un motor de gasolina de 4 cilindros y 18 caballos de potencia importados por Lacy & Ribas. Estas máquinas, pesaban en bruto unas tres toneladas pudiendo arrastrar un tren de hasta siete mil kilos e incluso llevar una carga de 3.000 kg. en una pequeña plataforma de la propia máquina tractora  dio una mayor autonomía a este pequeño ferrocarril aumentando las frecuencias del recorrido entre estaciones. A estas dos nuevas máquinas de tren se les denominó "San Cabrit" y "San Bassa" en honor a los mártires del castillo de Alaró. Estos tractores eran iguales a los adquiridos meses atrás por el tranvía que unía el Coll den Rebassa con el Arenal de Llucmajor.
También en el año 1921, se montó un cambio de vías en S'Olivaret para dar servicio a la mina La Esperanza perteneciente a la Compañía Eléctrica La Palma de Mallorca.
En 1927 se montó un desvío a la cementera de Miquel Arrom en la finca de S'Olivaret dejándose de utilizar en 1930 cuando debido al mal estado de las vías volcó un vagón que viajaba en dirección a Consell

 En 1943, el ferrocarril de Alaró ya quebrado y habiendo dejado de funcionar, años atrás le fue comprado el trazado ferroviario, instalándose en él nuevas vías de 1.700 metros que iban hasta el cargador denominado Ses Mines. El carbón entonces era transportado por camiones desde las bocaminas hasta el cargador y allí se trasvasaban hasta los vagones que eran trasladados hasta allí por locomotoras de la Compañía de los Ferrocarriles de Mallorca. Esto perduró hasta 1951 en que la vía fue levantada
Los camiones eran GMC   (General Motors Company de USA). procedentes de los excedentes de los camiones de la Segunda Guerra Mundial. Estos eran diesel  todo menos uno que iba con gasógeno de Jaume "Pocarroba" de Inca, quien hacia los mismos viajes que los demás, solo que se levantaba mas pronto.
Había un camión marca Krup de los "rosiñols" (familia de transportistas de Lloseta), un Berliet francés. mas tarde se incorporaron, algunos Barreiros Diesel cuando España empezó su producción, para poco mas tarde incorporar el Pegaso Comet.
Camión Berliet similar al utilizado en las minas de carbón.




Camión de la marca alemana Krupp, cuyo conductor era de la familia de los "Rossinyols" de Lloseta



Cargando carbón



Camión de la marca Pegaso, modelo Comet

Camión de la marca Pegaso, modelo Comet

Estación de Lloseta
 
Estación de Lloseta
Estación de Lloseta
Tren Ferrostalh a su paso frente a la vía muerta y muelles de carga de los almacenes de Andrés Isern Vidal, empresario de las minas de Alaró. Actualmente el trazado ferroviario ha desaparecido de la superficie, y se encuentra soterrado junto a las vías del metro de Palma.
Una vista actualizada de la foto anterior de la calle Jacinto Verdaguer , en la que como podemos ver las vías y los almacenes Isern han desaparecido
En la foto superior "l'amo en Pedro Mir Vicens", transportista de Alcudia, primeramente con su camión (el de la foto), y después con un camión de la marca Pegaso modelo Comet, transportaba carbón desde la cuenca minera Selva-Lloseta. Solía levantarse de madrugada para no viajar de vacío desde Alcudia todos los jueves, primero transportando una carga de lechugas al mercado de Inca, para después hacer cinco viajes de carbón a la central eléctrica de Alcudia. Fue un buen hombre, de una extraordinaria bondad.